botón acceso
foto cabecera superior
separador cabecera
foto cabecera inferior
boton inicio
boton cultura
boton artesania
boton fiestas
boton flamenco
boton triada romana
boton gastronomia
boton animales miticos
Tres Culturas
Inicio > Flamenco
 
BARRIO DE TRIANA, LA OTRA ORILLA
Por Carolina Cañada

Junto con el de Santa Cruz, Triana es uno de los barrios más emblemáticos de la capital hispalense. Caracterizado por sus callejuelas estrechas y empedradas, Triana conserva parte del encanto de tiempos pasados en los que estaba poblada de talleres artesanos y gentes dedicadas a la actividad fluvial. Las casas de Triana, encaladas y con un patio interior, albergaban tiempo atrás a varias familias. De ahí el nombre de las casas de vecinos que aún prevalecen como muestras arquitectónicas de tiempos del barroco.
Entre sus calles, la más conocida es la que orilla el Guadalquivir desde los malecones.
La calle Betis toma el nombre que recibía el río en la época romana. Poblado de bares y tascas típicas con veladores que se asoman al cauce, Betis contempla la otra orilla. Frente a él se levanta la histórica Torre del Oro, el viejo baluarte almohade convertido hoy en Museo de Marina. Algo más a la izquierda se alza la plaza de toros de la Maestranza, próxima al reciente teatro de igual nombre. Por detrás se erige la esbelta silueta de la Giralda.
En un extremo de la calle Betis se alza el puente de Isabel II, conocido popularmente como el puente de Triana. Separada de la ciudad por el agua, Triana estuvo considerada durante años por los sevillanos una pequeña población ajena a Sevilla, una rivalidad que aún se mantiene en algunos aspectos de la vida cotidiana de la ciudad.
Lo carismático del barrio se identifica en cada una de sus calles. Sin embargo, es en las fechas previas a la romería de El Rocío cuando Triana saca a la calle sus mejores galas. Allí se dan cita las hermandades de gloria más importantes de Andalucía antes de partir hacia la aldea onubense. La capilla de la principal hermandad de Triana, erigida en honor a la Virgen de la Esperanza, se ubica en la calle Pureza, otra de las vías míticas del barrio. La calle Pureza es paralela a Betis y refleja a la perfección el casticismo trianero. Próxima queda la iglesia de Santa Ana, uno de los templos más representativos del gótico cisterciense con influencias árabes.
En la plaza del Altozano desembocan Betis, el puente de Triana y la calle San Jacinto, una de las arterias más concurridas durante los días de Semana Santa. Al norte se abre la calle Castilla, famosa por su tradición alfarera, de la que han salido hermosas y coloridas piezas y la típica azulejería pintada de azul marinero. Allí se alzan las conocidas capillas de la O y la del Patrocinio, de la que parte el famoso Cachorro, imagen del Cristo de la Expiración, muy venerada sobre todo por los gitanos de la ciudad.
 

torre

tapas

DE TAPAS. Hay pocas ciudades donde de las tapas se haga una devoción, sobre todo en los barrios de Santa Cruz y Triana. Es una cultura muy pegada al pueblo andaluz que encuentra su máxima expresión en los bares que se asoman al Guadalquivir en la calle Betis.
Guadalquivir. El corazón verde de Andalucía. Copyright © Todos los derechos reservados. Málaga 2008
Valid XHTML 1.0 Transitional¡CSS Válido!