botón acceso
foto cabecera superior
separador cabecera
foto cabecera inferior
boton inicio
boton cultura
boton artesania
boton fiestas
boton flamenco
boton triada romana
boton gastronomia
boton animales miticos
Tres Culturas
Inicio > Triada Romana
botón textos literarios
botón aceite
botón vino
botón cereal
LA VEGA, RUMOR DE AGUA
Por Juan de Dios Mellado





chopera

  Desde la Torre de la Vela, en el bastión defensivo de La Alhambra, se divisa con las brumas de otoño un paisaje abierto moteado de blanco, reducidos espacios verdosos que ahora son oro encendido al atardecer y una amplia llanura que tiene a un lado la pelada y temblorosa Sierra de Elvira y al otro, los montes alomados que se pierden hacia la Sierra de Alhama y en el centro, con la historia pegada en sus piedras, la ciudad de Santa Fé, capital de la vega granadina. Desde el torreón de la Vela ya supo Boabdil que perdía el reino de Granada y desde el campamento de Santa Fé ya sabían Fernando e Isabel que entrar en Granada era cuestión de días.

Antes, cuando el río Genil era un río, una cinta de plata atravesaba como una herida blanca la vega, con las choperas a una y otra orilla. Ya hay menos alamedas, el río ya no es un peligro con sus riadas de los años cincuenta y si el poeta de Fuente Vaqueros abriera su tumba de sangre en el barranco de Víznar, no podría escribir “...y que yo me llevé al río”. Las mozas ya no se asoman a las aguas del Genil, ni hacen trenzas con los juncos mientras buscan el trébol de cuatro hojas. No se oye el croar de las ranas y los cangrejos desaparecieron; el agua que brotaba a borbotones en las norias casi es un sueño y hasta las bandadas de gorriones que asolaban como una plaga los trigales y se daban festivales en las higueras son ahora aislados pajaritos, casi urbanos.

La Vega, tal y como la conocimos, es historia. Quienes nacimos en estas tierras donde el rumor del agua acompañaba todos los atardeceres, los frutales se abrían cada verano para dar su fruto, con el maíz y el trigo de fiel compañero entre las acequias y las pozas; con los silenciosos chozones esperando dar cobijo al tabaco, mientras que las cebollas esperaban como agua de mayo a los comerciantes valencianos y se llenaban tractores y hasta vagones con la remolacha camino de las fábricas de azúcar, no podemos menos que recordar una imagen que hoy sólo queda en la memoria de unos duros y difíciles años, con inviernos de heladas y carámbanos, con caminos de tierra donde el barro le llegaba a las cinchas de las bestias que tiraban de pesadas carros y cuando caía la noche estaba la obligada visita a la taberna para dormir el cansancio y a veces la desesperación con un vino peleón, casi siempre valdepeñas o jumilla.

choperas

RIO BENEFACTOR. En la Vega adquiere un carácter de río benefactor y pródigo con la agricultura, regando eternas choperas que como un cinturón verde abraza la corriente del agua desde nada más salir de Granada hasta casi la ciudad de Loja.
Guadalquivir. El corazón verde de Andalucía. Copyright © Todos los derechos reservados. Málaga 2008
Valid XHTML 1.0 Transitional¡CSS Válido!